Rutina

A donde me llevan mis pasos… Es un amanecer, una rutina, día tras día, hora tras hora; mis pasos son guías de un ritmo perpetuo, una historia ya escrita, tantas veces repetida; un madrugón, un te extraño, una mirada a un espejo que devuelve la misma caricatura dibujada; un café amargo y frío, fría la calle, sus aceras, sus carreteras, un vagón atestado de miradas perdidas, tal vez esperando el letargo de un sueño profundo que les saque de ese día tan largo; ese que repiten cada día, cada semana, todo el año… Escaleras que suben, que bajan, mecanizadas como nuestras vidas, que perduran en el mismo camino sin ser obligadas; una puerta, una mesa, una pantalla, se insertan en nuestras venas, nuestras pupilas atrapan y así 8, 9, 10 horas… Para volver a casa y encontrar el mismo silencio, el mismo frío, la misma cama deshabitada, sábanas hechas jirones y ropa tirada; y sí, mis ojos divagan sin logar expresar nada, no sé si abatido, cansado, aburrido, el desánimo lo inunda todo extendiendo sus alas… Y las sombras caen, las luces ficticias se encienden, una a una como velas en una iglesia mal iluminada, también la mía, la tuya, la de sus casas. Un vistazo por la ventana te muestra lo mismo que ves cada noche, cada mañana; un muro infranqueable para nuestros ánimos desgastados, presos en la amalgama de una sociedad rendida a la rutina que campa a sus anchas…

A donde llevan mis pasos… Me niego a continuar esta racha, hoy romperé la lanza, para abrir unos grilletes que me atan con una simple lazada, apretaré los dientes si hace falta, incluso arrojaré ese desánimo al abismo de la nada, a ver si así se llena, vaciando lo que me aplasta. Sí, observa, no digo mañana, hoy abandonaré una rutina, una vida yerma, estéril, vacía de esperanzas, agarrando un propósito que me lleve a lo desconocido, donde la vida cambia sus colores a cada segundo que pasa.

FJBravo © 2018

Facebooktwittergoogle_plus
Etiquetado en: , ,

2 pensamientos en “Rutina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.