Hoy te recordé

Recuerdo aquellas tardes de primavera, como ella leía, sonreía ante nuestra visita.

Yo me quedaba ensimismado, mirado las arrugas de sus manos y aquellos ojos llenos de sabiduría;
aquella parra que daría uvas, mientras se filtraban los rayos del sol entre sus hojas;
las flores en el campo y el trigo creciendo alto;
los charcos y renacuajos que iban y venían, por aquellos someros lagos.
Ella hablaba y la escuchaba, sabias palabras que a mi edad no comprendía,
como camino del colegio, me escuchaba, la única mujer, persona, que se molestaba en vaciar su mente y escuchar mis palabras.

Y aquel niño la contaba, sus fantasías, historias, sueños, anhelos.
Y hablaba, vamos que hablaba, lengua de plata me llamaban.
Ella me miraba y se sonreía, que pasaría por su cabeza;
tal vez tomarse dos aspirinas tras mi larga charla vespertina.

Pero así era ella, seria, impasible, recta y seria; que delicia cuando sonreía.

Y así la recuerdo con su bata, su rutina, su lectura;
a pesar de sus años, cuanto caía en sus manos, era devorado.
Daba igual nuestros libros de colegio, que una enciclopedia.

Esos son mis recuerdos, felices, y con añoranza.
Los de una mujer sabia, que sabía tratar a las personas y dedicarles el justo tiempo, para sentirse cercanas.

Hoy pensaba, te recordaba, con un café entre las manos;
que mejor que dedicarte unas palabras.

FJBravo© 2016
@amrith13

Mas allá del sol 2017

Facebooktwittergoogle_plus

2 pensamientos en “Hoy te recordé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.