Realidad percibida VS REALIDAD

Es algo sobre lo que llevo tiempo reflexionando, pero sin grandes conclusiones, hasta que el otro día vi un blog, que hablaba de redes sociales y vi algo que creo todos estamos hartos de escuchar: la palabra “gurú”, en este blog decía algo así como, que no es lo mismo presentarse y creerse un gurú, que realmente serlo.


Por eso navegando por las redes sociales (esas que todos/as conocemos) en las que según el número de seguidores, tanto tienes tanto vales (aunque lo que pongas sea copiado de otros) y esa otra en la que puedes poner lo que quieras (realidad percibida) que si cuela, cuela .


Es cierto que uno/a en su trabajo/universidad/círculo, tiene un título que le ponen o le dan, en función de sus teóricos conocimientos; centrándonos en el entorno laboral; está esa realidad percibida en la cual uno/a tiene un puesto categoría y título que “define” lo que hace uno/a y que conocimientos/responsabilidades tiene; cono todo eso, la realidad percibida puede ser que uno tiene mucho poder, que es imprescindible, que tiene muchos conocimientos o incluso es un “gurú”.


Bien he aquí, que uno/a navega por las susodichas redes sociales, va a cursos de formación, convenciones, reuniones, charlas… y al tomar contacto con gente del gremio, con títulos similares(laboralmente) se da cuenta de que, su peso específico no es el percibido, debido a que de repente se da cuenta, de que hay cosas que desconocía, que no tiene poder de decisión en temas importantes, que pueden afectar a su trabajo, que no tiene conocimientos suficientes para realizar ciertas tareas o incluso que el título que han dado a su puesto no es acorde con sus funciones.(REALIDAD)


Mi reflexión; no da para mucho, pero creo que la realidad percibida está bien, si esta nos impulsa a mejorar, a ser más eficientes, a hacer la vida más fácil a nuestros compañeros/as y a la vez a nosotros mismos, mientras que puede ser dañina, si nos da alas para ser prepotentes y mirar a los demás por encima del hombro… y entonces hay esta la REALIDAD para dar un capón y hacer ver al prepotente que no hay que sacar tanto pecho, ni ir de figura cuando no se llega ni a figurante.


Amrith 2013
Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.