El valor de las pequeñas cosas

A veces piensas, otras, sueñas grandes cosas, olvidando las pequeñas. Esa, es la clave, las pequeñas cosas; sin ellas nada funciona. Piénsalo fríamente, despójate de sentimientos y aversiones.
Imagina, solo, imagina, una montaña, alta, orgullosa, poderosa, mostrando su belleza en las alturas. Y  ahora piensa. Cuan grande es, cuan majestuosa se presenta. Pero ella sabe y tu has de saber, que son las cosas pequeñas, las que la han hecho aparecer. 
Imagina, como esa montaña, era un llano, y con ligeros movimientos de tierra, fue aumentando su tamaño. creciendo en altura, en corpulencia. Y ahora, piensa en ese llano, en esos movimientos generados. ¿Por que?  ¿por terremotos?  ¿movimientos de placas? .
Y al final, ¿que es eso? el movimiento de roca, y que es la roca, millones de partículas diminutas que la forman. Pero, unas rocas no se mueven. Vamos bajando a lo elemental, la roca fundida es líquida y se puede mover con facilidad.
No entremos en física, ni en materias científicas, quédate con la esencia, las diminutas partículas, que forman la roca. que provocan los movimientos, y forman montañas. Ahora comprende, que para conseguir grandes cosas, primero consigue las pequeñas, las esenciales, las básicas, ellas te allanarán el camino, para convertirte en montaña.
Amrith13 2012
Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.